Donde florece 

La pasión 

 La Primavera
 
 
 La Primavera Plus
 

 
 

Decoración
Parqueadero
Restaurante
Bar
WiFi
 Música
Aquí escucharás la música que se emite en La Primavera 1, La Primavera 2 y La Primavera Plus. Tenemos variados generos musicales y puede sugerirnos su canción favorita a través del contáctenos de nuestra página.
 
 Regístrese aquí
Déjanos tus comentarios y sugerencias y conoce acerca de nuestras promociones
 
 
 
 
 Deseo recibir información de promociones.
 
 
ASÍ SE TIENE UN BUEN ORGASMO

 

El orgasmo, esa sensación cósmica capaz de transformarte por unos segundos, que te ayuda a conocerte, a desinhibir y a aceptar tus necesidades más primarias, que te aporta múltiples beneficios y que sobre todo, te ofrece un placer exquisito, incomparable y auténticamente delicioso…

Para ambos, hombre y mujer, esta descripción les vendría perfecta. Pero hoy quiero centrarme en el orgasmo femenino e intentar esclarecer, porqué a veces a las féminas les cuesta un poco más o incluso no lo alcanzan nunca, cuando tienen relaciones con sus parejas.

La verdad es que este post no es del todo fácil, ya que existen muchísimos factores concluyentes que derivan a la no culminación orgásmica, pero hoy vamos a centrarnos en los más importantes, reincidentes y concluyentes.

¿Cómo es posible que una mujer sea capaz de llegar al orgasmo sola en menos de un minuto cuando se masturba y cuando tiene sexo con su pareja nunca o casi nunca llegue al orgasmo? ¿Cómo es posible que por mucho que se lo trabaje el hombre, por muchos preliminares, masajes en el clítoris y demás, no consiga que ella culmine? ¿Cómo es posible que una mujer pueda disfrutar muchísimo más cuando tiene sexo con su pareja, que cuando se masturba y aun así no logre alcanzar el orgasmo? ¿Dónde se esconde el secreto? Pues muy sencillo, en la mente.

Sí, como decía antes existen muchos factores, pero el principal causante es la mente, nuestro cerebro e inseguridades. Bueno claro, también es muy importante tener al lado a un buen amante y que nosotras estemos liberadas por completo frente al sexo y que seamos capaces de tener orgasmos mediante la masturbación ok, esto ya lo estoy dando por hecho. Si una mujer no es capaz de regalarse un orgasmo sola, difícilmente podrá dárselo su pareja.

En la mujer existe un momento clave en su vida sexual, y es el paso de la masturbación al coito. Ella viene de conseguir sus propios orgasmos cuando quiere y de repente se encuentra sumergida en una vorágine de sensaciones difíciles de controlar. Ya no está sola, su mente se distrae pensando si lo estará haciendo bien, piensa en ese complejo que la martiriza, tiene que estar pendiente de que el hombre no acabe demasiado rápido, se centra demasiado en complacer y se olvida de ella misma… En definitiva, su mente tiene un follón absoluto como para centrarse en tener un orgasmo.

Por norma, la mujer en sus primeras relaciones sexuales casi nunca llega al orgasmo y es justamente ahí donde está el problema, que después de un tiempo intentándolo piensan que no lo pueden conseguir y su mente se convence de ello. Y es aquí donde yo digo… que equivocadas estamos!!

Por eso quiero contaros esta historia, que me parece perfecta para demostrar exactamente lo que estamos comentando, que la mente a veces es la causante de nuestras incapacidades.

Es de Jorge Bucay del libro “Déjame que te cuente” y trata del elefante encadenado.

Un niño salió del circo después de la función y al salir de la carpa, se quedó extrañado al ver al elefante, ese imponente animal, atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que le aprisionaba una de las patas. La cadena era gruesa, pero la estaca era un ridículo trozo de madera clavado a pocos centímetros de profundidad. Era evidente que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo también podía tirar de aquel minúsculo tronco y huir.

-¿Por qué no la arranca y se escapa? —preguntó a sus padres.

-El elefante del circo no se escapa porque está atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.-

Entonces el niño se imaginó al elefante recién nacido y atado a una estaca. Seguro que el animal tiró y tiró tratando de liberarse. Debía terminar el día agotado porque aquella estaca era más fuerte que él. Al día siguiente debía volver a probar con el mismo resultado y al tercer día igual. Y así hasta que un día terrible para el resto de su vida, el elefante aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Desde entonces, el elefante tenía grabado el recuerdo de su impotencia. Y lo que es peor, nunca más volvió a cuestionarse ese recuerdo y nunca más volvió a poner a prueba su fuerza. Simplemente se conformó.

MORALEJA:

A menudo a las personas nos pasa lo mismo. Pensamos que «no podemos» hacer tal cosa o tal otra sencillamente porque un día, hace mucho tiempo, lo intentamos y no lo conseguimos. Entonces nos grabamos en la memoria este mensaje: «no puedo y no podré nunca». Esta creencia autoimpuesta nos ha limitado desde entonces y no la hemos cuestionado más. Seguramente ahora somos más fuertes y estamos más preparados, pero aquel recuerdo nos frena a la hora de intentar liberarnos.

Y efectivamente con el orgasmo pasa igual, a diferencia de los hombres nuestro orgasmo es más mental, no se basa sólo en las sensaciones de placer, si no en una combinación de estas. El hecho de que no consiguieras tener orgasmos en pareja cuando eras más jovencita, no significa que tengas que resignarte y dejarlo por imposible, porque esa impotencia autoimpuesta es la que conlleva a convencerte de que eso será así y nunca sucederá.

Pero si esto pasa… ¿Cuál es la solución?

Lo primero de todo sería no fingir los orgasmos y entender que tenemos la total libertad, de contarles a nuestras parejas que ese día no hemos llegado al clímax. Es cierto que a veces lo hacemos para que su ego no se vea afectado, porque nos da vergüenza reconocer que no hemos llegado, para que ellos no piensen que tenemos algún problema o porque simplemente queda muy bien eso de fingir un orgasmo explosivo. Sea cual sea la cuestión lo único que conseguiremos es una gran frustración interna y la seguridad de que nuestra pareja no cambiará su “modus operandi” ya que cree que lo está haciendo especialmente bien.

Si antes decía que la inexperiencia nos juega malas pasadas, ahora digo que la experiencia es un grado, como ya sabemos. Y hasta que tu mente no se libere por completo y tengas claro que para llegar al orgasmo en pareja debes seguir unas pautas y normas básicas, hasta que no seas capaz de centrarte al 100% en tu placer y le indiques a tu amante cómo y dónde tocar, hasta que tú misma creas que eres capaz no sólo de tener uno si no de tener varios, hasta que no hagas todo eso, el orgasmo no llegará.

PASO A PASO…

*Dicen que cuanto más lento sea el precalentamiento, más explosivo será el orgasmo. Así que muchos tocamientos, besos, caricias y demás antes de penetrar.

*Comunicación que no falte. Quizá te gustaría que tu pareja te cogiese del pelo, te pegase cuatro azotes y te llamara “zorra” mientras te folla. O quizá te gustaría que no hiciese nada de eso y al contrario fuese muy lento y suave, mientras te dice “te quiero”.

Sea como sea lo que te ponga debes decírselo, si no hay confianza en el sexo estamos perdidos.

*Vas a centrarte sólo en tu placer, aunque suene egoísta, aunque a tu pareja no le parezca bien, por un día o dos en los que seas la absoluta protagonista no va a pasar nada. Necesitas encontrarte y experimentar, sin presiones y sin tener que pensar en nadie más. Con el orgasmo pasa algo curioso, y es que es posible que lleves mucho tiempo sin conseguirlo y que de repente un día llegues y a partir de ahí todo cambie y desde entonces esa confianza y la certeza de que lo puedes alcanzar, se conviertan en algo habitual. Así que dile a tu pareja que se concentre y que ya se lo pagarás con mucho sexo oral jajaja, pero que se centre en ti con todos los sentidos…

*Debéis entender tú y tu pareja, que por norma el único causante del orgasmo en la mujer es el clítoris. Y que aunque puedas tener un orgasmo vaginal mediante la penetración (si lo tuvieras es porque de algún modo u otro el clítoris está recibiendo algún tipo de fricción), esta no es la mejor manera, ni el modo más fácil de conseguirlo. Así que centraros en unos buenos masajes en el clítoris nivel experto y en un buen cunnilingus nivel experto, que son sin ninguna duda, la manera más sencilla de que la mujer llegue al orgasmo.

*Prueba a dejar la mente en blanco, concéntrate sólo en sentir, pide por esa boca lo que quieres y auto convéncete de que puedes.

*Como truco está muy bien lo de ponerse un antifaz cuando te hace un cunnilingus por ejemplo, y dejar que tu mente vuele. Piensa en lo mismo que te hace llegar al orgasmo cuando estás sola, aunque eso signifique pensar en otras personas, o situaciones, las fantasías sexuales no tienen nada que ver con la infidelidad. Cuando te masturbas piensas en algo que te hace llegar al clímax ¿no?, pues cuando tengas sexo pruébalo igual. Este es un truco que funciona.

*No me cansaré de decirlo –Introduce algún juguete-. Las vibraciones de los vibradores o de los masajeadores son grandes aliados para el orgasmo de la mujer. Ese placer combinado te abrirá muchas más puertas para que puedas alcanzarlo con más facilidad.

*Mastúrbate mucho, conócete bien, regálate placer, todo esto te ayudará.